Monday, February 14, 2005

El taxista (cuento)

El compadrito Simón se había comprado un taxi y lo que más le gustaba es que era negro como él.
Juntó todos sus ahorros, se prestó de su vecino y una entidad bancaria proporcionó la otra parte, que él debería pagar en dos cuotas cada mes.
Muy temprano, en la mañana, antes de ir a trabajar limpiaba su querido carro hasta que todo brillaba. Simón pensaba silbando que ese auto era su propio retrato.
Los faros como sus ojos de mirada inteligente y el parachoque le parecía sus labios del que asomaban sus inmaculados dientes. Sentía que no era un carro, sino parte de su cuerpo y cuando abría las puertas para que subieran los pasajeros, eran sus propios brazos los que los acogían con cariño para que se sintieran bien.
Por todas las calles de Lima se paseaba orgulloso. Que del Jirón de la Unión al Parque Universitario, después a Desamparados y a la avenida Abancay, o de la avenida Tacna al Paseo de la Republica las llantas de su automóvil parecían sus zapatos, pues también por la mañana las limpiaba con betún.
La municipalidad dio un famoso decreto: Todos los taxis de Lima debían ser amarillos.
“Amarillo, qué color. Es el color que más odio”, protestaba Simón, pero no le quedó otro remedio que acatar esa ordenanza.
Ya no existe la sonrisa en la cara de Simón y ni siquiera limpia el carro como lo hacía antes, lleno de felicidad. Con las justas pasa un trapo por los vidrios para la visibilidad y, entre dientes, con cara de disgustado repite a cada momento: “Quién ha visto a un negro de Chincha con su estilo al caminar que tenga cuerpo de chino, ¡esto es una atrocidad!

4 Comments:

At 9:53 PM, Blogger Javier Alonso said...

Lindo tu cuentito. Más bien me recuerda a una aceituna en huancaína, pero... Por cierto, tomé el título de tu blog, para incrustarlo en mi post: "Blogs: Parches de mi vida" de mi blog "Diarios Urbanos". Espero no te moleste...

 
At 12:12 PM, Blogger iChThYoRnIs said...

Pobre, le quitó la sonrisa.
Y ahora dicen que solo trabajaran 5 horas al día.

 
At 2:04 PM, Blogger Athos said...

Un Taxi negro :o Un espejo roto.

El hombre se acostumbra, en el eterno Tetris de la vida se acomoda una y otra vez por entre las eventualidades de la vida :)

 
At 8:01 AM, Blogger Alberto Clary said...

Saludos, quisiera saber si hay posibilidad de conseguir numeros pasados de la revista Motivos del quehacer cultural,
muerealangarcia@hotmail.com
por favor escribirme si se puede
de usted...

Alberto Clary

 

Post a Comment

<< Home